Páginas

lunes, 27 de abril de 2015

La actitud y el compromiso en la corrida concurso



Un año mas se celebro la corrida concurso de ganaderías en la capital del Ebro, un año mas hubieron cosas interesantes aunque si miramos con retrospectiva a ediciones pasadas tuvo menos porque para asistir a una concurso todos los integrantes lo tienen que tener claro, tanto aficionados, toreros y ganaderos. 
Los aficionados parece ser los que mas se enteran de que va esto, esperando mas que faenas en el último tercio pasando por los demás de puntillas, realzar el valor de la lidia especialmente viendo tercios de varas emocionantes. 
Los toreros tanto los de oro como los de plata deben saber que están en una corrida donde el verdadero protagonista es el toro, argumento tan en desuso en estos tiempos, especialmente los matadores saber que su lucimiento muleteril pasa a un segundo plano y los picadores asumiendo mas responsabilidad, profesionalidad y mucha afición.
Pero sobre todo quien mas claro lo debe de tener son los ganaderos para llevar a estas corridas animales en tipo, con hechuras propias del encaste, con buena nota y de buena familia, no servir como un mero tramite con la empresa sumando mas cantidad al pagaré (que no sé cuando cobraré) enviando un toro fuera de tipo grandon, cornalon, con romana pero sin chicha ni raza propia del encaste dejando a la dehesa libre de semejante depredador.
Por eso ayer en la concurso ganaron los que vinieron con ganas de concursar y ganar. 


Corrida concurso de ganaderías de la feria de San Jorge 2015 en Zaragoza. Con algo más de un cuarto de entrada, se lidiaron por los matadores Serafín Marín (silencio y saludos), Pepe Moral (silencio y silencio) y Jiménez Fortés (oreja y vuelta) los siguientes toros:

Bruñidor-28, de Partido de Resina, bien presentado, en tipo del encaste, de los que al menos vinieron a concursar, aunque luego salió manso pero con la casta suficiente para entrar 7 veces al caballo, de los que siempre salia suelto, con mucho derrame en los costillares. Llegó con nulas posibilidades al último tercio, aunque hay que decir que su lidiador puede que se equivocara de terrenos. Puntuación 1,4.

Jefecillo-15 de Parladé, muy alto de agujas, grandón, fuera de tipo de lo que suele lidiar las figuras, no se pudo ver en el caballo por culpa de su lidiador, llegó con poca transmisión a la muleta, el típico viene y va sin decir nada. Uno de los que vino a cumplir el expediente. Puntuación: 1,9.

Amoroso-58 de Alcurrucén, un toro que tampoco se ve en la línea del encaste donde procede este ganadería, si cumplió en varas aunque en la 4ª entrada se lo pensó, se paró volviéndose hacia los medios, en banderillas avisó que no era una alma candida, en la muleta protestaba en mitad del embroque y se cumplió más fue por la disposición de su matador. Con casta pero no tanta bravura. Puntuación: 2,2.

Turulata-175 de Fuente Ymbro, fue devuelto por invalidez y descordinación en sus miembros pero el señor Gallardo se quitó de encima un peso nunca mejor dicho.

Lagartijero-24 de Luis Algarra, (sobrero que entraba en concurso), muy veleto y alto de agujas, siempre con la cara arriba. No se empleo en exceso en el caballo, se dejaba, no le supieron bajar la cara aunque tenía más posibilidades en el último tercio. Puntuación: 2,4.

Cronista-1 de El Tajo, un cornalón, grandote, gordote, para cumplir el expediente, mal presentado para una concurso, igual que la apariencia que trajo el ganadero por el callejón, impropio de quien fue una figura. De comportamiento fue como su trapío, un bluff. Puntuación: 1,3.

Secretario-38 de Los Maños, con trapío justo pero suficiente para plaza de primera, sabiendo la procedencia de su encaste, pobre de cara pero lo tapaba los cuernos veletos, con un tranco y suavidad de embestida desde la salida, con 4 entradas al caballo, las dos últimas metiendo la cara bajo el peto, aunque en la última le faltó más galope en su encuentro con el caballo. Mantuvo alegría en banderillas y en la muleta fue a menos, no andaba sobrado de fuerzas, y pasó de meter la cara en las 2 primeras tandas a llevar la cara alta y protestar en cada muletazo. Fue el ganador pero porque fue el mejor dentro de la mediocridad. Puntuación: 2,8.

Palmas para un Serafin Marin que sabia a donde venia y cumplio, dejo los toros en suerte en el primer tercio con generosidad, pero luego con la muleta la voluntad no fue bastante y se le noto falta de claridad de ideas. Gano el premio al mejor lidiador mas por la disposicion y saber donde estaba.


Silencio a Pepe Moral al que le tenia que haber explicado que es una corrida concurso donde el protagonista al menos en el primer tercio es el toro. No lucio su toro en varas y luego con la pañosa no quiso apreturas. No se entiende.


Ovación larga a Jiménez Fortes, que si sabia donde iba y también que debe ganarse los contratos a base de torear jugándosela a veces en demasía.Toreo bien con el capote, cumplió llevando los toros al caballo, y se metió con ellos en el tercio de muerte, donde especialmente en su primero se la jugó, no dudandole en ningún momento, pasandoselo muy cerca, cargando la suerte y pegandole más de tres muletazos en las series. En su debe esta el pasarse de faena en sus dos oponentes.

Palmas para las cuadrillas que cumplieron con su compromiso, especialmente los picadores que realizaron su cometido con profesionalidad, sobresaliendo Romualdo Almodovar y Antonio Muñoz, que fue el ganador.

Protestas por la presidencia, se lo pensó en exceso, como viene siendo habitual, para devolver el inválido y descoordinado fuenteymbro, y no devolvió al flojísimo púpilo de Joselito Arroyo.

1 comentario:

Isa Molina dijo...

Gracias por la crónica Paco. Por lo que escribes parece que ha bajado el nivel de otros años. Yo no entiendo como los ganaderos llevan cualquier cosa a estar corridas, deberían de llevar el mejor toro que tienen en los cercados. Un saludo.